domingo, 11 de febrero de 2007

Promesas

Escuchando: Turn! Turn! Turn! (The byrds)



En mi memoria:

"Piensa en todos los que alguna vez han vivido desde el principio de los tiempos, y en mí, transeunte como ellos, fluctuando también hacia su mundo gris, como todo lo que me rodea. Este mismo sólido mundo en el que ellos se criaron y vivieron se desmorona y se disuelve. Cae la nieve. Cae sobre ese solitario cementerio en el que Michael Furey yace enterrado. Cae lánguidamente en todo el Universo y lánguidamente cae, como en el descenso de su último final, sobre todos los vivos y los muertos."

(James Joyce – Dublineses)



No. No es la vida un vertedero de sueños. Ni es la suma, claro que no, de las distintas frustraciones de todos.

Olvidas que has llegado a ver tormentas de azules relámpagos seguidos de rayos que rasgaban la cortina oscura del cielo; que has visto amanecer a la orilla del mar, saliendo el sol de entre las aguas; que has contemplado campos de trigo salpicados de rojas amapolas; que has paseado por bosques en los que apenas se filtraba la luz del sol; que has acariciado la barriguita de un cachorro; que has visto llover tras los cristales al calor de una chimenea y que, luego, al salir a la calle, olía a tierra mojada y todo era mucho más limpio.

Todo eso son sueños cumplidos, llegados de promesas que un día alguien nos hizo.

Hasta la muerte es una promesa y puede convertirse, a su modo, en algo bello.



kuko

1 comentario:

Ogigia dijo...

Has elegido una cita que siempre me ha acompañado,la de un muchacho llamado Furey...tengo unos poemas escritos sobre ello en el libro de Alice, en el blog, anterior a éstos de la Música del Fuego. gracias por leerme, mi kuko, eres un amigo. Un beso