viernes, 9 de febrero de 2007

Pecados



Escuchando: La misión (Ennio Morricone)



En mi memoria:


“El mundo no está amenazado por las malas personas sino por aquellos que permiten la maldad”.

(Albert Einstein)





Muy a pesar de mi voluntad soy testigo durante estos días de continuas conversaciones alrededor del aparente suicidio de una persona cuya relevancia externa no fue en absoluto elegida por ella. Y asisto como mero espectador, asombrado muchas veces, asustado las más y asqueado siempre a algunos fenómenos que me avergüenzan.

Resulta indignante y, a mi juicio, indicativo del bajísimo nivel, tanto intelectual como moral de una sociedad, la gran cantidad de programas dedicados únicamente a la casquería.

Resulta vergonzoso que se pisoteen los derechos de personas tanto vivas como la imagen que tenemos de las muertas, que se emitan juicios de valor rotundos por parte de quien nunca ha compartido siquiera un té con ellas y que haya “profesionales” del derecho o la medicina que se presten (cobrando, claro está) a participar en estos juegos.

Resulta vomitivo saber que hay una niña de seis años que, durante los próximos meses, va a resultar agredida desde todos los medios de comunicación y socialmente por estos hechos. La información, tanto la veraz como la inveraz se convertirá en un prisma cuyas aristas le producirán un corte en su fina piel todos los días.

Resulta triste que la mayoría de nosotros nos limitemos a observarlo y no hagamos nada para que toda esta locura cese.


kuko

3 comentarios:

Ogigia dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, amigo mío, pero...¿qué eso de La Mancha? ¿me lo dices para alegrarme poco? Como no sea la mancha de alabama... Besos, varios ¿ya estás bueno?

Mestiza dijo...

Sin embargo un barco lleno de inmigrantes fondeado en aguas canarias, que nadie quiere, cargado de gente hacinada no merece ni media línea en los medios de comunicación y apenas si he escuchado en la radio cuatro palabras a primera hora de la mañana.
Realmente estamos enfermos y no es una gripe.
Cuidate kuko, a mi las náuseas no me dejan ni escribir.
Por cierto, prueba el propóleo para casos de gripes y catarros. Con vitC es un auténtico crack.

Mestiza dijo...

ah! y te echo de menos