sábado, 20 de enero de 2007

Besos, besos, besos...


Escuchando: Fall at your feet (Crowded House)


En mi memoria:


“Cuando la edad enfría la sangre y los placeres son cosas del pasado, el recuerdo más querido sigue siendo el último, y nuestra evocación más dulce, la del primer beso” (Lord Byron)




Cierto es que hay besos indiferentes, pero también los hay milagrosamente suaves, besos tan tiernos que casi parecían pecado, besos apasionados hasta convocar la lágrima, besos prolongados más allá de lo dura un invierno, besos más húmedos que las cataratas del Iguazú, besos salvajes que acababan en buscados mordiscos, besos amenazantes hasta helarte el alma, besos absurdos porque no tenían sentido y hasta besos anárquicos, sin orden y sin sentido.

Escoged los vuestros y salid a buscarlos.

Están más cerca de lo que parece.

kuko

3 comentarios:

Anónimo dijo...

...besos de pajarín que son los que acarician con las pestañas, besos que solo se miran y derriten, besos que se mezclan en un buenos días, vaya sol que hace hoy, sin tocarse.Besos escondidos.
Menos los que hielan, los demás los quiero todos y los quiero ahora, como decía el Mercury.
Que disfrutes una vida muy larga para sentirlos todos.
Si hace falta, incluso los que hielan...
besos en la distancia llenos de ternura...

Anónimo dijo...

...se me olvidaron los mestibesos, pero te los incluyo aqui...
Mestiza

Ogigia dijo...

Oye, que no sólo la mesti te va a enseñar cómo besar, eh...Hay una clase de besos secretos que no tienen nombre...Ah, veo que el "regaño" del arroz ha surtido efecto, jajajajaja