viernes, 31 de agosto de 2007

El regreso


Ilustración: Tres amigos (Milton Avery)

Escuchando: Sad Eyes (Bruce Springsteen)



En mi memoria:

“Cada día llegas caminando
Me callo, nunca hablo mucho
Tú dices que eres feliz y que te va bien
Bueno, pues continua, tengo mucho tiempo.
Los ojos tristes nunca mienten
Los ojos tristes nunca mienten”


(De la canción anterior)



A veces, cuando vuelves a casa, se hace más fuerte la sensacion de no pertenecer a ningun sitio. Parece una contradicción, pero así es. Para que se me entienda: lo que más me ha alegrado de volver ha sido reencontrarme con mi almohada, mi dulce almohada que compré a precio de oro porque me prometieron que lo valía y, por una vez, no me engañaron.

Además, tengo lo de la reunión de mañana. Una cena de viejos amigos, ¡uf!. Uno de esos compromisos sociales que difícilmente se pueden eludir (yo no he encontrado una excusa razonable al menos). La cenita de marras es lo que faltaba para terminar de descolocarme cuando aún no he apagado las luces de aterrizaje. Cualquiera que me conozca sabe de mi aversión por estos eventos (puede que precisamente por eso, los muy cabrones se cuiden mucho en invitarme).

Y, cuando parece que nada más puede distorsionarme el ánimo, recibo una llamada suya, que me termina de morder el estómago.

Bueno, puede que sea la forma que tiene el destino de recordarme que ya estoy de vuelta. Además, puede que realmente yo no pertenezca a ningun sitio y mi sino sea el vagar buscando eternamente algo. Me gustaría al menos saber qué es ese algo. Sería -creo yo- un buen principio.





kuko

9 comentarios:

Sakkarah dijo...

¿Realmente estás de vuelta? Yo pienso, que por muchas lecciones aprendidas, nunca lo estamos...

Un beso, me gustó tu blog.

Ogigia dijo...

Pues mira, al contrario del comentario anterior, creo que nunca estamos de vuelta porque nunca nos vamos...Sólo una vez nos vamos. De todos modos, vuelta o no, qué bien que estés aquí. Besos

Anónimo dijo...

A pesar de todo eso... bienvenido "buscador". A m� me alegra que est�s.
Un beso.
Jade

Mityu dijo...

Volver es una nueva oportunidad. Cumple con tu destino.
Un saludo cordial.

Mestiza dijo...

Y decir no? has probado?
A mi me suele dar buenos resultados decir no mirando de frente a quien se lo digo. Como no se esperan la respuesta no les da tiempo a reaccionar.
Yo pienso como ogi... siempre has estado aquí. Ahora lo bueno es que además, escribes
Un abrazo

sherezade dijo...

Lo bueno de estar de vuelta , es que ya has ido :)
Muchos besos ;)

Anónimo dijo...

Yo...espero que no desaparezcas, a pesar de tu seguridad..:)

Kit dijo...

Hola, cielo
ya ves, me despisté un poco, pero por aquí ando, y te pregunto ¿cómo que no perteneces a ningún sitio? ¿y éste?
No, nunca te fuiste y posiblemente no te vayas nunca. En cuanto a lo de la cena...aisss...debimos seguir el plan B ¿a que sí?
Besos enormes
k.

Anónimo dijo...

Como todo el mundo sabe, las pejcaillas pertenecen al mar, así que no te hagas más pajas mentales desas, porque tu medio, es el acuático. Entiendo que a veces, en tu sinrazón, te creas un boquerón, pero a mi no me engañas...perteneces a la familia de los merluzos!

p.d: Perdone el tono de mi comentario, pero tanta filosofía saca el escabeche que llevo dentro. :)