domingo, 27 de mayo de 2007

Viento


Escuchando: Suspicious minds (Elvis Presley)



En mi memoria:

"Déjame hacer un árbol con tus trenzas.

Mañana me hallarán ahorcado
en el nudo celeste de tus venas.

Se va a casar la novia
del marinerito.

Haré una gran pajarita
con sus cartas cruzadas.
Y luego romperé
la luna de una pedrada.
Neurastenia, dice el doctor.

Gulliver
ha hundido todos sus navíos.

Codicilo: dejo a mi novia
un puñal y una carcajada."


(Gerardo Diego)



Para herirme, dices que no puedo tener alma porque soy viento de un parque.

No es tan malo ser viento:

Las veletas nunca se atreven a señalarme, a pesar de ser tan orgullosas.
Decido –esto es importante- cuando vuelan las cometas, o cuando debo pasar las páginas de un libro o un diario.
Soy el primero en ver llegar el otoño, ayundando a los árboles a desnudarse.
Me deslizo por el espacio que queda entre dos personas que se abrazan y entre dos novios que se cogen de la mano.

Soy, ya puedes envidiarme, el último que roza los labios de los amantes antes de besarse.

Seré viento de un parque, pero tengo alma.




kuko

4 comentarios:

Mestiza dijo...

Ásí que eres tú el que se desliza entre mi camiseta y mi cintura y me deja helada cuando pasa?
Cachis! ya podías animarte a llegar más calido, que llevas una temporada que no gano para klines!
Me ha gustado deslizarme por tus palabras con la parsimonia de la tarde sin viento

Ogigia dijo...

Ah, sé del viento, mucho, mucho...no sólo lleva, trae también....Me gusta lo que escribes

Kit dijo...

Pues..devuélveme lo que me has quitado.
Alguien tiene que haber sido...
k.

Mityu dijo...

Tiene el viento siendo viento, más fuerza que la roca, con la que topa, desafiante, una y otra vez, hasta que un día, no es más que arena a merced suya. Si el viento tiene alma, y vaga libre entre los labios de los amantes, ¿qué le queda a la roca que finalmente quedó en diminuta alma?