sábado, 12 de mayo de 2007

¿Armas de mujer?


Escuchando: Woman (Neneh Cherry)




En mi memoria:

“No subas tan alto, pensamiento loco,
que el que más alto sube más hondo cae,
ni puede el alma gozar del cielo
mientras que vive envuelta en la carne.

Por eso las grandes dichas de la tierra
tienen siempre por término grandes catástrofes.”


(Rosalía de Castro)




Hace ya siete años que me trasladé al barrio donde vivo ahora. Siete años comprando en el supermercado que tengo enfrente de mi casa y conociendo, claro está, a quienes trabajan allí.

Desde hace unos dos meses existía inquietud porque se sabía extraoficialmente que el supermercado en cuestión había sido adquirido, junto con otros de la misma cadena, por un gran grupo de este sector. Estas cosas ya se sabe como funcionan: los trabajadores forman parte del lote, junto con el local y la estanterías. ¡Qué tontería llegar a pensar que son personas a las que tenga que informárseles de lo que va a ser de su vida laboral!

El caso es que sucedió lo previsible: quienes tenían contrato indefinido se han quedado, y el resto ha tenido que volver a las colas del INEM. Ya sólo faltaba decidir quién sería el encargado del supermercado de entre los siete supervivientes. Entraban en liza quienes se encargaban de almacén, de la fruta, de la charcutería, de la carnicería y del reparto.

El misterio se ha desvelado hoy. Ya sé quien será el próximo encargado. Lo lógico hubiera sido que la encargada del almacén, quien ha estado controlando el flujo de venta de los artículos y su necesidad de reposición, fuera la nueva encargada. También es la más antigua. Pero no ha sido así: el encargado del reparto a domicilio, un chico que apenas sabe leer y escribir, se ha impuesto al resto de aspirantes. Ni siquiera él se lo explicaba.

Yo sabía que era muy posible que sucediera, porque durante todo este rollazo que os he colocado os he estado escamoteando un dato: el elegido es el único hombre entre los aspirantes.

La paridad no se consigue igualando números en listas electorales, sino educando profundamente a la población. Y, en ese tema, a veces pienso que estamos, por lo menos, a tres generaciones de ver resultados verdaderamente positivos.




kuko

4 comentarios:

Ogigia dijo...

Estoy de acuerdo contigo, totalmente... algunas profesiones, como la mía, se están feminizando....se ha comprobado que el siguiente paso es que la ejerciten inmigrantes....¿cómo la élite masculina va a ser de la clase "maestro escuela"?

mestiza dijo...

ya se pueden hacer comentarios en este rinconcito?

mestiza dijo...

anda pues si!
pues luego me paso por aqui otra vez

Mestiza dijo...

Pues nada, aqui un "encargado" de una empresa contratada por el Ayuntamiento para la limpieza viaria, no contrató a una mujer remitida por los servicios sociales para que la contratasen en la oferta de empleo que había, porque era mujer. Y ni el Alcalde ni la empresa ni nadie movió un dedo. Para más información, aquí una bonita historia
http://www.localia-ort.com/foro/read.php?f=1&i=26554&t=26554
Besos