domingo, 28 de marzo de 2010

Confusión

Ilustración: Accidente (Alfonso Ponce de León)

Escuchando: Desperado (Eagles)



En mi memoria:

“Yo no sé dónde llamar
para buscarme en la mar,

para encontrarme en el viento.


No sé el lugar de la tarde,
ni si el fuego yela o arde,
Ni qué nombre era veneno.


Si aquel volcán es mi ocaso,

si esta ribera que paso

tiene enfrente mi deseo.

Si lo amarillo es mi rosa,

si una estrella es la gloriosa
lumbrera de mi desvelo.


Si vivir era, es así...

Por el tiempo me perdí

y mi espacio es el desierto.”


(J. Ramon Jiménez)



Me llegó tu mensaje diciéndome que no habías sentido nada desde entonces. Sólo eso me animó a escribirte, y comprobar que en el fondo nunca llegué a matar el nervio que controlaba el dolor de tu ausencia.

Han pasado varias semanas y sigo sin tener noticias tuyas. Supongo que esperaba algo que tú nunca me dijiste que iba a producirse. No has sentido nada desde entonces y puede que no sientas ya nada ahora. Algo muy sencillo de explicar, pero que yo no había comprendido. Sabes que no soy nada brillante para estas cosas.

Y, aunque la respuesta ya parece evidente, todavía esperaré tus noticias durante unas semanas más. No está en mi condición poder evitarlo.

Los días siguen pasando sin darme tregua. El calendario me dice que ya es primavera, pero no puedo escuchar el canto de las aves.

Hemos llegado a la hora en que todo está en silencio.

Todo en silencio.

Todo.




kuko-

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo malo del después son los despojos
que embalsaman los pájaros del sueño,
los móviles que insultan con los ojos,
el sístole sin diástole ni dueño.

Lo atroz es no querer saber quién eres,
agua pasada, tierra quemada,
que dé igual esperarte o que me esperes,
que no seas tú entre todas las mujeres,
que la cuenta esté saldada.

Joaquinito

Qué decirte ...

L.

Anónimo dijo...

Siempre tocas lo intocable. Siempre. Cuando te leo, todo está quieto, callado, eterno. Bs.
Jade

Anónimo dijo...

"Extraño, ya no seguir deseando los deseos".R

Y sí,eres brillante buceando en lo más profundo de nosotros.
Sara

Ogigia dijo...

Qué buena elección del poema y qué buen texto el tuyo

Anónimo dijo...

mmmm parece que voy recuperando sensibilidad aunque sea en la punta de los dedos.. sigo leyendoe hacia atrás
mas besos
mest