miércoles, 19 de agosto de 2009

Coordenadas



Ilustración: “La plage de Sainte-Adresse” (Raoul Dufy)

Escuchando: Chasing cars (Snow Patrol)






En mi memoria:

“Como veis, Alicia había aprendido algunas cosas de éstas en las clases de la escuela, y aunque no era un momento muy oportuno para presumir de sus conocimientos, ya que no había nadie allí que pudiera escucharla, le pareció que repetirlo le servía de repaso.

-Sí, está debe de ser la distancia... pero me pregunto a qué latitud o longitud habré llegado.

Alicia no tenía la menor idea de lo que era la latitud, ni tampoco la longitud, pero le pareció bien decir unas palabras tan bonitas e impresionantes.”


(Alicia en el País de las Maravillas – Lewis Carroll)



Desde esta ventana accidental de verano puedo ver claramente la luna arriba y una isla al fondo.

Al llegar la noche, se diría que la luna descansa sobre mi terraza y que a unos metros de mí, hacia el frente, se encuentra la veintena de luces de la isla que destaca sobre la bahía. No muchas más tiene.

Tan cercanas parecen luna e isla que, no pocas veces, y al amparo de la primera, me creo capaz de lanzarme al mar buscando la segunda, haciendo caso omiso de los agoreros que miden las distancias. Doce millas naúticas, unos veintipocos kilómetros... No puede ser cierto.

Contigo me ocurre igual que con la luna y la isla. Nunca te he sentido lejos y no me creo lo que dicen mapas y guías. ¿Quién imaginaría a Alicia con un GPS?

Ya hace más de dos años y medio que me animaste a escribir unas líneas de vez en cuando. Hoy se cumplen diez decenas de veces que me he sentado delante de la pantalla. He querido acordarme de ti y darte las gracias por estar conmigo todo este tiempo sin querer saber de latitud y longitud, kilómetros y millas.

Aún así, sigues debiéndome un café.


kuko-

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Tú, sin saberlo, vuelves a ser sorprendentemente certero.
Gracias por esta entrada, pero sobretodo por las noventa y nueve anteriores y por las que vendrán, que espero que sean muchas.
No hay nada que no sepas ya...

Gracias, una vez más.

pd: Te espero en la luna con el café en la mesa.

Anónimo dijo...

:)Llamenme , que yo llego en mi cascarita de nuez.
Sherezade

Ogigia dijo...

Te leo, sigo leyéndote siempre

Anónimo dijo...

Alicia cruzo al otro lado y su experiencia la disfrutamos todos.Espero que sean magnificas tus vacaciones.A veces a la vida se llega de una brazada, eso pensamos las nadadoras..
Mest

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=9t6qmhAQWuU

:*

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=CNO-elf7J-c&eurl=http%3A%2F%2Fvideo.google.es%2Fvideosearch%3Fq%3Dalicia%2Bt%2Bburton%26hl%3Des%26client%3Dfirefox-a%26emb%3D1%26aq%3Df&feature=player_embedded

" Cocillaba el día y las tovas agilimosas
giroscopaban y barrenaban en el larde.
Todos debirables estaban los burgovos,
y silbramaban las alecas rastas".

Y luego soy yo la que escribe raro...

Sara

Quentetar dijo...

Dí que sí kukotrón, hiciste bien en no tirarte, que empieza uno con muchas ganas y a mitá de camino te esperan las dudas, para asaltarte y robarte la cartera; espero que te pusieras al menos chulo con la Luna y con la Isla, y les dijeses algo así: vosotras estáis allí... y yo aquí.( Saludos)